LEOO.jpg

EL LEÓN: FUERZA, PODER

Y VALENTÍA EN LA

HISTORIA DEL ARTE

Dale clik para escuchar audio

El león (del latín leo y del griego λέων) es sin duda uno de los animales más representados en la Historia del Arte. Su imagen aparece desde los jeroglíficos egipcios, pasando por los bronces pompeyanos de la antigüedad clásica hasta el academicismo decimonónico. Se le asocia con la valentía, el poder y la victoria. Si bien es un animal terrestre, su esencia es el fuego, refiriéndose a su temperamento, energía y temple.

En los primeros años del cristianismo, el león fue considerado como una prefiguración del poder de Cristo sobre la muerte. Éste hecho no fue gratuito: en la obra de Plinio el Viejo, Historia Naturalis (Historia natural), el escritor romano mencionó que los leones nacían muertos y a los tres días resucitaban después de que el padre soplara vida sobre sus crías. Esta creencia fue retomada por los teólogos medievales. 

 

Su imagen ha acompañado a personajes bíblicos como David, el profeta Daniel, Sansón, San Jerónimo y Cristo; son constantes las narraciones de los protomártires cristianos que fueron sacrificados en plazas romanas a causa de estos animales.  San Marcos está representado por el león alado: las alas corresponden a la resurrección de Cristo sobre la muerte y el león alude a las escrituras y la predicación de San Juan Bautista pues, según San Marcos, éste predicaba como “el león que ruge en el desierto”. Es el símbolo de Venecia, ciudad encomendada a la protección del evangelista.